Alastair Campbell, ex dircom de Tony Blair, publica un libro con revelaciones sobre su ex-jefe

El ex director de comunicación de Tony Blair, Alastair Campbell, acaba de sembrar la polémica al desvelar que el gabinete del ex primer ministro británico pasó por "graves momentos de duda" respecto a la invasión de Irak en 2003 y sólo el entonces jefe del Ejecutivo creyó en todo momento en la "justicia" de la guerra contra el régimen de Sadam Husein,

Según un libro que acaba de editarse y del cual es autor, el ex dircom de Blair asegura que entre los miembros del gabinete que dudaban de la conveniencia de la intervención militar no sólo se encontraba quien en esos momentos era ministro de Exteriores, Robin Cook, que dimitió por este motivo la misma semana que comenzaron los ataques por tierra y aire.

Según el libro, los "pesos pesados" John Prescott y John Reid, entre otros, "parecían físicamente enfermos" mientras el gabinete discutía sobre el conflicto.

A pesar de todo, Blair logró el respaldo parlamentario para la invasión pese a la "rebelión" de 139 diputados laboristas que votaron en contra.

La publicación también cuenta que Blair quería informar a su partido de que no aspiraría a un tercer mandato y preguntó a sus más íntimos colaboradores si su decisión le dejaría libre para tomar medidas consideradas impopulares en materia de educación y sanidad, a lo que Campbell le contestó que "no estaba totalmente opuesto", aunque le advirtió de que eso le podía convertir en un premier con menos poder.

Por otro lado, el libro retrata como un bromista al presidente de EEUU, George W. Bush. En la cumbre de Camp David de septiembre de 2002, tras aceptar la solicitud de una segunda resolución del Consejo de Seguridad de la ONU antes de intervenir, Bush ironizó con Campbell: "Creo que puede contar ahora cómo llegó Tony [Blair] e hizo retroceder del borde del precipicio a este loco unilateralista", en referencia a sí mismo.

Tendencias