Corresponsales extranjeros denuncian el acoso nacionalista en relación con el 1-O

Reporteros sin Fronteras, una asociación internacional que lucha por la libertad de prensa y el derecho de los ciudadanos a una información libre y veraz que difícilmente puede ser tachada de anti-catalanista, ha denunciado en un informe sobre libertad de prensa, las quejas de los corresponsales que cubren la información de nuestro país tanto en Cataluña como en el resto de España.

Según cuenta el digital Diario Crítico, algunos de estos corresponsales denuncian ciberacoso en redes sociales, tanto por parte de políticos independentistas como por responsables de prensa de instancias soberanistas. Se quejan de que les han dado "toques" o les han exigido que "corrijan" sus informaciones, y han realizado peticiones para conocer sus intenciones informativas de manera insistente.

El corresponsal de The Guardian, Dan Hancox, comentó hace tiempo que "es divertido que el jefe de relaciones públicas del Gobierno catalán y ex jefe de prensa de Artur Mas piense que el lloriqueo diario sobre Ada Colau es una buena estrategia. ‘Trolearme’ en Twitter con cosas como ‘mira esta mierda que ha pasado en BCN’ no es la sofisticada comunicación política que esperaba de Junts pel Sí".

Por su parte, la francesa Elise Gazengel, que trabaja para el canal público galo France 2 y colabora con el digital español CTXT, cuenta cómo el trato recibido por las autoridades catalanas es distinto si se identifica como periodista de uno u otro medio: "Desde el Departamento de Comunicación de la Generalitat percibo un trato absolutamente diferente si solicito algo como corresponsal de France 2 o como colaboradora de un medio español. Llevo, por ejemplo, 6 meses esperando a una entrevista con el ex president de la Generalitat Artur Mas para CTXT. Si pido algo para la tele francesa, el interés es muy diferente".

Su compatriota Henry de Laguérie, de la radio Europe 1, va más allá y relata "ataques por parte de algunos altos cargos de la Generalitat o próximos a la Generalitat". Esos ataques fueron motivados por "expresar dudas sobre temas relacionados con la independencia o la acción del Govern". Aunque reconoce que esos ataques nunca se tradujeron en "insultos ni amenazas", sin embargo, sí que afirma que "esta forma de señalar en redes sociales es muy desagradable, porque estos altos cargos, son seguidos por miles de personas que luego te asaltan".

También la corresponsal alemana para varios medios de su país Julia Macher explica que aunque "generalmente, el trato es profesional y cordial", mantienen "un afán propagandístico muy marcado, vía mensajes de Whatsapp, recomendando artículos y en algún caso incluso 'nomenclatura correcta' (por ejemplo, diferenciar bien entre policía catalana y la policía española). Lo observo con cierto asombro e intento que mi trabajo no se contamine por ello".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS