Cuestionan al responsable de gestionar las Redes Sociales de Donald Trump

Dan Scavino, responsable de gestionar las Redes Sociales personales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alentó en un desafío en plenas elecciones primarias al congresista Justin Amash, un republicano de Michigan que se opuso a la primera versión de la legislación respaldada por el presidente en contra de Obamacare.

El asistente que maneja las cuentas en las Redes Sociales del presidente de Estados Unidos fue reprendido después de que publicara algunos tuits en los que violaba una ley que prohíbe a los empleados federales usar sus puestos para participar de actividad política.

En un tuit, Dan Scavino, un antiguo cady de Golf que trabajaba para Trump, y que se ha situado en el círculo íntimo del presidente, alentó un desafío en elecciones primarias al congresista: "Amash es una gran carga”, dijo Scavino en el tuit. “#TrumpTrain, derrótenlo en las primarias”.

Richard Painter, el ex-consejero principal para asuntos de ética de George W. Bush, dijo que Scavino habría sido despedido en la anterior Casa Blanca republicana. La publicación fue reportada a la Oficina de Asesoría Especial (OSC) de EE.UU., que monitorea las violaciones a la Ley Hatch, que restringe la actividad política con recursos gubernamentales, por Citizens for Responsibility and Ethics in Washington (CREW), una organización de control ético).

Scavino recibió una carta de advertencia, tras lo que recibió asesoría de los abogados de la Casa Blanca después de la infracción. “Las reglas son claras en que a los funcionarios del gobierno no se les permite usar su posición para actividad de la campaña”, dijo el presidente ejecutivo de CREW, Noah Bookbinder, en un comunicado.

La OSC ha dejado claro con esta decisión que van a hacer cumplir estas importantes reglas y trabajar para mantener al gobierno libre de política inapropiada”, ha afirmado. Esta oficina declaró que no había observado más violaciones por parte de Scavino desde el tuit sobre Amash, pero explicó que el director de redes sociales de la Casa Blanca había sido advertido de que futuras violaciones no serían vistas como inadvertidas.

Tras la controversia, Scavino ha quitado fotos de la Casa Blanca de su cuenta personal de Twitter, que ya no hace referencia a su empleo dentro de la administración. El presidente decide en última instancia los castigos por infracciones a la Ley Hatch, lo que significa que si Scavino comete alguna violación de las reglas en el futuro, será Trump quien decida su destino.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS